martes, 27 de octubre de 2009

Preparando un sayonara

por Josep Calduch

La semana pasada se publicó el penúltimo capítulo del segundo manga más extenso jamás publicado en nuestro país, el tomo 55 de Inu Yasha.

Sí, ni Son Gokus ni Narutos ni Lobos Solitarios han logrado acercarse al montón de páginas publicadas de las aventuras del medio demonio creado por Rumiko Takahashi. De hecho en número de páginas esta obra sólo se ve superada por el pequeñajo Detective Conan.

Pero Inu Yasha no es sólo que sea larga, que lo es, es que además se ha hecho larga, la condenada, para los que la hemos ido siguiendo. Una constante en nuestras lecturas y visitas a la librería, y que tras una próxima entrega terminará, dejando un hueco en nuestro corazón y algunos euros en nuestros bolsillos que encontrarán pronto algo en que ser gastados.

Queda por tanto un solo tomo por salir, y muchas incógnitas por resolver. Estamos acostumbrados por otras obras (Lamu, Ranma) a que Takahashi no cierre completamente las tramas ni las relaciones entre los personajes, de forma que siempre sea posible una revisitación en un futuro; sin embargo esto no es recomendable en una serie como Inu Yasha en la que la escalada de poder, la lucha contra el Mal, y la consecución del Poder Supremo en forma de joya de las cuatro almas no es algo que puedas dejar así pendiente, sería como terminar Dragon Ball con Namec a punto de explotar... es de esperar, por tanto, que si no todas al menos algunas de las muchas incógnitas que penden en el aire se vean resueltas en la última entrega de esta larga serie.

Vaya, que tras más de diez mil páginas publicadas sus seguidores podamos quedarnos con la sensación de que al final ha sucedido algo.

Y es que son tantas las cuestiones que quedan por resolver: ¿Cómo terminará la relación entre Inu Yasha y Kagome? ¿y entre Sango y Miroku? ¿conseguirán derrotar definitivamente a Naraku? ¿Qué sucederá con Sesshömaru, el hermano de Inu Yasha? ¿conseguirá Inu Yasha dominar de forma definitivamente su espada Colmillo Perforacero? ¿Cual será el destino definitivo de la Joya de las Cuatro Almas? y quizá la pregunta más importante...




¿Acabará saliendo en la historieta la chica de la trenza que aparecía en el lomo del tomo 40?






Tantas preguntas y menos de 200 páginas para resolverlas.

Fuente: ADLO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario