lunes, 23 de agosto de 2010

“Solano siempre la puso”


Eso, por ejemplo: hay muchos buenos dibujantes de mujeres hermosas, que no existen… En cambio las nenas, las minas que dibuja Solano, más o menos vírgenes, hermosas o sensuales, sí; pendejas tersas o veteranas fuertes de arrugas, formas pasadas y repasadas por la vida, existen, están ahí. Tienen calle y carnadura. Un notable guionista, coequiper y conocedor cercano del dibujante, el inolvidable loco Barreiro, solía decir que la razón era muy simple: “Solano siempre la puso”, sostenía Ricardo, usando un lenguaje un poco más crudo. Es decir: la respuesta estaba fuera del tablero y de la tinta china, estaba en la vida, en la manera de vivir. Cuando dibuja, Solano sabe de qué se trata. Y lo mismo que decimos de sus mujeres cabe para sus viejos, esos criollos, esos cabecitas, esos obreros, canas, chorros, vigilantes; sus desolados hombres robots, incluso las manos de El Eternauta, atravesados por una paradójica, carnal humanidad.
El párrafo corresponde a una nota publicada hoy en Página/12 por Juan Sasturain, en torno a una exposición dedicada a la obra de Francisco Solano López en el Banco Nación. Buen artículo.

Fuente: Cuadritos, periodismo de historieta

No hay comentarios:

Publicar un comentario